Encontraron un bizcocho de 106 años intacto en la Antártida

Encontraron un bizcocho de 106 años intacto en la Antártida

Algunos miembros de la desafortunada expedición a la Antártida del británico Robert Falcon Scott se alojaron allí en 1911.

El equipo de Scott llegó al Polo Sur en 1912, 34 días después de que lo hicieran los expedicionarios noruegos que fueron los primeros en llegar allí.

Los investigadores postulan que la tarta de manzana pudo pertenecer al propio Scott, ya que hay documentos que acreditan que el explorador tomaba esta marca particular de pastel de manzana durante los tiempos de la expedición Terra Nova, entre 1910 y 1913.

El Fideicomiso del Patrimonio Antártico (Antartic Heritage Trust), la fundación responsable de las restauraciones de los edificios del continente, informó que los investigadores señalaron que el bizcochuelo "se veía y olía (casi) comestible". El postre se conservó en buen estado gracias a las temperaturas de la Antártida, de acuerdo a la National Geographic.

"Con tan solo dos semanas para continuar la conservación de los artefactos encontrados en el Cabo Adare, hallar un pastel de fruta preservado de forma tan perfecta en el último puñado de latas no identificadas y gravemente oxidadas fue una sorpresa". "Era una comida con alto valor energético, ideal para el clima frío", dijo Lizzie Meek, del grupo neozelandés. Sólo en el pasado mes de julio han descubierto más de 1.500 objetos.

El "grupo Norte", una de las ramas en las que se dividió la expedición de Scott, se refugió en una cabaña del Cabo Adare, la cual fue construida en 1899, y dejó ahí el pastel de fruta.

Después de restaurar, todos los objetos deben regresar al lugar de origen, debido a una legislación sobre el área protegida de la Antártida.